Una montaña de más, un valle de menos

by Forzuda

supported by
/
  • Streaming + Download

    Includes high-quality download in MP3, FLAC and more. Paying supporters also get unlimited streaming via the free Bandcamp app.

      name your price

     

1.
2.
3.
4.

credits

released September 12, 2013

tags

license

all rights reserved

about

Forzuda Madrid, Spain

contact / help

Contact Forzuda

Streaming and
Download help

Track Name: La escena del pájaro
La escena del pajaro

Ya sabes que
caminaría cien mundos
con tu cadáver a cuestas.

En tu voz hay más sombras
que en la voz de los demás.

A veces creo ver
bengalas entre tus risas.

Hazme perder la cabeza.
Destrózame.
Rugidos babosos.

Atrévete..

Atrévete..

Atrévete..

Ya sabes que
caminaría cien mundos
con tu cadáver a cuestas.

En tu voz hay más sombras
que en la voz de los demás.
Track Name: Avión de cinta americana
Avión de cinta americana

¿Puedes ver mi casa desde la torre de control?

¿Es de noche donde estás?

Aquí es fiesta hoy.

Todas tus amigas llevan vestidos baratos y
se han pintado como putas.

¿Cuanto tiempo pasara desde que muera hasta que encuentren mi cadaver?

Medicinas ordenadas.

Serpentinas en la hoguera..

"Me gusta tu disfraz".

Si ves mi casa haz que un avión
se estrelle contra mí.

Apaga la luz si todo va bien
Track Name: Estela encobrada
Estela encobrada

Pertenece a una saga
de perdedores melancólicos.
Deja de respirar por discreción.

La pregunta sobre la felicidad
solo atormenta a los niños.
Nuevas formas de imbecilidad.

Un martillo envuelto para regalo.
Ataques cardíacos sobrevolando.

El cable está bastante cerca del faquir
y aquí solo se habla alemán.

Los pasteles que comemos
no están hechos con amor.

Los límites convencionales de mi cuerpo.

Entréguenos su dinero y sus dientes.

De tripas corazón
a punto de nieve.
El mundo es ingenuo.

Déjate comer por la serpiente
y acomódate en su vientre.
Track Name: Un castillo no es lo que parece
Un castillo no es lo que parece

No apartes la mirada de la pantalla
hasta que aparezca mi cara.

Date la vuelta y dime
de qué color es mi bufanda.

Trepas hasta mí y susurras
"hagamos algo divertido de verdad".

Dices que tus hermanas
han cambiado de idea sobre mí,
que ahora viajarían en un barco
con rumbo al infierno
si yo llevara el timón.

Un corazón roto no es una excusa
para tratar a nadie así.

Heridas encima de las heridas.